Sexología-Salud Sexual | Centre EMAI

Tel:  +34 932 15 73 23

Vía Augusta 48, 4º BCN Ver

Idioma:

Sexología-Salud Sexual

Cualquier problema relacionado con las disfunciones sexuales puede ser tratado en el servicio de terapia psicológica.

Problemas más comunes:

Estos problemas tienen una solución positiva mediante una terapia sexual eficaz, personalizada y con total garantía de confidencialidad.

Además de ayudar a resolver problemas concretos, el sexólogo puede contribuir a:

 

· Mejorar la calidad de las relaciones sexuales de las personas.
· Ampliar conocimientos sobre el tema y resolver dudas.
· Dar información y educación sexual.
· Asesorar sobre las primeras relaciones sexuales.
· Potenciar la autoestima.
· Mejorar la comunicación entre la  pareja.
· Potenciar la dimensión sensual y erótica de la sexualidad.
· Informar sobre métodos anticonceptivos.
· Asesorar en comportamientos de sexo seguro.

Falta de deseo sexual

Afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque son las mujeres las que más padecen este problema.

Cualquier problema sexual que afecte a un hombre o a una mujer puede llegar a generar un descenso del deseo sexual, porque entonces, de manera consciente o insonsciente, se tiende a evitar las relaciones sexuales por miedo a un posible fracaso.

Para volver a disfrutar de un nivel de actividad sexual adecuado, hay que volver a la sexualidad con espontaneidad, dejando de lado los problemas anteriores y, sobretodo, hay que aprender a disfrutar otra vez de las relaciones sexuales.

Anorgasmia

Llamamos anorgasmia a la dificultad o imposibilidad de alcanzar el orgasmo. Éste es uno de los problemas más corrientes. Existen diferente grados de anorgasmia. Algunas mujeres, la gran mayoría, tiene la capacidad de obtener placer y orgasmos a través de la masturbación. Otras, en cambio, no han llegado nunca a disfrutar un orgasmo.

Las causas de la anorgasmia pueden ser orgánicas, pero en la mayoría de los casos existe una base psicológica o son consecuencia de problemas emocionales o, simplemente, de una falta de aprendizaje.

Para saber si se sufre este tipo de transtorno sexual, hay que saber que la mayoría de mujeres no pueden llegar al orgasmo únicamente con el coito sinó que necesitan una estimulación añadida del clítoris para llegar al clímax. Mediante una adecuada terapia sexual, este problema se puede solucionar con un porcentaje de éxito elevado: aproximadamente del 80%.

Vaginismo

Consiste en una contracción fuerte, intensa y a menudo dolorosa de los músculos que rodean el conducto vaginal.
En los casos más graves, la introducción del pene resulta imposible. En casos más leves, los espasmos sólo dificultan la penetración o bien la hacen muy dolorosa (dispareunia).

Como en los demás transtornos sexuales, lo primero que hay que hacer es descartar que se trate de una alteración orgánica. Una vez descartada esta posibilidad, sólo nos quedan las causas emocionales o psicológicas. En general, la causa del vaginismo es la ansiedad que se produce en el momento de llegar al coito: la mujer anticipa el dolor que le producirá la introducción del pene en la vagina. La causa de esta ansiedad suele ser una experiencia sexual anterior desagradable, o bien, en el caso de una primera relación sexual, puede que la mujer esté excesivamente nerviosa por no haber recibido una buena educación sexual o por prejuicios que desvaloricen la relación sexual.

Disfunción eréctil

Se define como la incapacidad del hombre para conseguir y mantener la erección con fuerza suficiente para permitirle la realización del coito. Generalmente, está muy vinculada a situaciones, contextos o personas concretos.
Se pueden distinguir diferentes tipos de impotencia, según la forma como aparecen:

· La impotencia primaria cuando el hombre nunca ha podido tener o mantener una erección y la impotencia secundaria cuando el hombre ha tenido erecciones alguna vez, pero es incapaz de tenerlas en el momento actual.

· La impotencia situacional cuando se consigue la erección únicamente en determinadas ocasiones y con determinadas personas, y la impotencia generalizada cuando no es posible tener una erección en ninguna situación.

· La impotencia total cuando la falta de erección es completa y la impotencia parcial cuando se produce una erección que no basta para lograr el coito.

Eyaculación precoz

La eyaculación precoz se produce cuando el hombre no ha aprendido a controlar la eyaculación. Algunas veces, pocas, este problema tiene un orígen orgánico, como por ejemplo, determinadas enfermedades físicas o neuronales, la ingestión de drogas, o el glande demasiado sensible debido a una irritación química.

En general, la eyaculación precoz se debe a factores psicológicos o emocionales y de aprendizaje.
El tratamiento consiste únicamente en enseñar a controlar el reflejo eyaculatorio, de tal forma que la eyaculación se produzca en el momento deseado. El reflejo eyaculatorio no es involuntario sinó que puede ser controlado por el hombre.

Eyaculación retardada

Es un problema sexual menos frecuente que el anterior. Se trata de una inhibición específica del reflejo eyaculador, es decir, de un exceso de control de la eyaculación a pesar de haber recibido una intensa estimulación.

Muchos hombres son capaces de conseguir una eyaculación normal durante la masturbación o con una pareja sexual distinta de la habitual y, sin embargo, padecen de eyaculación retardada con su pareja. Las causas pueden ser psicológicas o emocionales. Por ejemplo, el miedo de dejarse llevar por la relación, el miedo a un embarazo, el miedo de ser dominado o de perder el control, prejuicios, etc.

Otros problemas

· Problemas de pareja relacionados o no con la sexualidad.

· Dificultad para solucionar conflictos en la relación de pareja.

· Problemas relacionados con la confusión en relación con la tendencia sexual  (homosexualidad, miedo de aceptarla, obsesiones, etc.)

· Parafílias

· Abusos sexuales

Consulta precios y tarifas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. política de cookies, pinche en aceptar para dar su consentimiento

ACEPTAR